InfoLibre: PornoBurka y las identidades falseadas

Written by Brigitte Vasallo. Posted in General, InfoLibre

Reseña publicada por Mohamed el Morabet en InfoLibre

PornoBurka

“Cuando la modernidad lleva la marca del Otro, no es de extrañar que algunas personas enarbolen los símbolos del arcaísmo para afirmar su diferencia” escribió Amin Maalouf en su obra Identidades Asesinas.

Brigitte Vassallo parte, en su novela PornoBurka, con el ejercicio de situar la perenne discusión de lo propio y lo ajeno en el centro del hilo argumental de la trama, más cuando aparece un burka por las calles en el barrio barcelonés del Raval. Esta semana la novela, publicada por Ediciones Cautivas, se muda a Madrid, a Lavapiés, un barrio que comparte muchas similitudes con el Raval, para ser presentada el sábado 14 de diciembre a las 19:00 en el Ateneo de Madrid.

“A primera vista, la operación de lavado fue un éxito rápido: los restos del Chino descrito por Genet desaparecieron. Los escaparates con anuncios de gomas y lavajes de Arc del Teatre echaron el candado (uno es hoy una librería islámica). Pero, como en los barrios del París de Baudelaire, la vida volvió por sus fueros, y la plebe, venida de las cinco o cincuenta partes del mundo, se adueñó poco a poco del espacio aseado e impuso su ley: la de la fuerza que brota de las entrañas de la vida en creación y movimiento” escribe Juan Goytisolo en el prólogo que abre PornoBurka titulado Del Chino al Raval. (Se puede leer el prólogo entero aquí).

Los protagonistas emprenden la odisea de la búsqueda de un “yo”, a veces confuso y otras estático, en medio de un barrio agitado por la transformación urbanística y la nueva imagen dosificada con las vivencias de los vecinos que se salen del canon habitual. Maalouf pone de relieve uno de los rasgos humanos más sorprendentes: “La capacidad para matar a sus semejantes”. Vasallo encarna en PornoBurka unas matanzas metafóricas, centrándolas en el sexo. A través del sexo, Lo (protagonista principal) se confabula en contra de sus varios alter egos: Concepción, Conchita y Cookie. Su padre, el gallego Jacinto, aferrado a su recuerdo nostálgico de su bar, El Pontevedra, reconvertido en frutería. El frutero pakistaní Lahore que se comunica mejor con el traductor del IPhone que con su obsesionado admirador Jordi (@Jor-dee). El manchego, que renace como argentino en el Raval, para ganar más estatus social. Un detective sumido en la rutina profesional. Un camello de esos que tienen mucha sed de justicia, y a lo mejor por ello, se llama Rachid (justo en árabe). Los emparejados gais, Pack y Jordi, revelándose en contra de todo signo de uniformidad, empezando por la ley del matrimonio gay.

Y, en medio de este ajetreado desaguisado vecinal, aparece un burka azul que hace saltar todas las alertas para instalar un debate visto desde ojos ajenos, que de por sí no necesita catalizador. Identidades falseadas deambulando tras un burka trucado por el Raval, un barrio que “sigue amaneciendo como cuando se llamaba Barrio Chino: meado y con resaca” escribe Vasallo. Nadie se pregunta qué hay debajo de esa tela, un hombre, una mujer o un robot quizás. Para qué hacerse la pregunta más elemental, si el debate está servido: Choque de culturas, modos de vida diferentes, idiomas raros, esa etnia sí, esa tribu no….Conversaciones sobre la libertad, su precio, su desarrollo y su culminación. Una larga carrera sin punto de partida.

¡Me cago en la dignidad! Así empieza Brigitte Vasallo su obra literaria para dar comienzo a una lectura viva, rítmica, inquietante y con mucho sentido del humor.

Share

La Huella Digital: Hipocresía post-moderna

Written by Brigitte Vasallo. Posted in General, La Huella Digital

Reseña publicada por Neus Llop en La Huella Digital

PornoBurka“Brigitte Vasallo (1973) es, tal y como se describe en su libro “periodista a ratos, escritora a trompicones, feminista sin tregua, mediadora intercultural a la primera de cambio y activista de las relaciones sexo-afectivas alternativas”. Con esta presentación, lo raro es no entender cómo ha podido escribir un libro tan incómodo, necesario y divertido como PornoBurka (Editorial Virus). Sin duda, ¡toda una genia!

PornoBurka toma como escenario el mismísimo corazón del Raval, el barrio de moderneo por antonomasia de la a veces (in)tolerante y mayormente turística Barcelona, siendo el espacio ideal para entrecruzar la vida de cuatro personajes – “una pornoterrorista encandilada por su macho alfa, un español de provincias transmutado en argentino, una estrella del pop gay aunque bisexual y un artista xenófobo enamorado de un frutero pakistaní”-  con la aparición de un burka que hará resurgir una multitud de actitudes patriarcales y paternalistas (que aún hoy siguen presentes) en unos personajes que no acaban de entender muy bien en qué consiste esto de la interculturalidad.

No se esperen un libro dócil, la complicidad de la autora en PornoBurka les escupirá en la cara una realidad devastadora y la evidencia de cómo nos encargamos de dinamitar, excluir y ocultar los cuerpos bajo el peso del civismo y la dignidad, siempre con un toque ácido de humor que consigue transformar todas las contradicciones del mundo occidental en un surrealismo revelador. (Aviso: no se sorprendan si después de acabar el libro les entran unas ganas horrorosas de ponerse a escuchar Manolo Escobar, emparejado con Carmen de Mairena en las páginas del genialísimo PornoBurka)

Brigitte hace de espejo en este libro para reflejar la miseria y la Barcelona más hipócrita, para “cagarse en la dignidad” tal y como hace uno de sus personajes en la primera frase del libro (pueden leer aquí el primer capítulo). Para señalar cómo los espacios culturales y pubs de moderneo sólo pueden disfrutarlos hoy unos pocos maricas de marca registrada, nunca las periferias. Para mostrarnos la Rambla del Raval convertida en un sutil (o no tanto) panóptico por los Mossos y la Ordenanza (In)Cívica –ya trasladada a otros puntos del país como Madrid o Granada, entre otros-. Para dar pie a un diálogo abierto y necesario. Para invitarnos con una novela-shock, a la autocrítica.

Brigitte Vasallo, prologada y apadrinada por Juan Goytisolo y el Colectivo Cautivo en su primer libro y descrita así su novela por Beatriz Preciado tras descubrirse como personaje: “Interesante, divertida y, aunque no me encontré yo en esa feria de butifarras, me partí pensando en cómo se te había podido ocurrir algo así́”. Nos hace un regalo crítico y divertidísimo que sólo puede disfrutarse.

Para más información sobre la novela, presentaciones y demás, déjense arrastrar por la corriente PornoBurka en el Tumblr del libro y su sitio Facebook.

 

Share

Llanuras: PornoBurka, novela destroyer

Written by Brigitte Vasallo. Posted in Llanuras

Así viveron nuestras presentaciones en Madrid lxs compañerxs de Llanuras

“Dice Patricia de la librería de Mujeres & Compañía que, si quieres que tu libro se distribuya cómodamente, lo último que debes hacer es titularlo Pornoburka. Caer en esa tentación no evitó que, al leerlo, le declarara su amor por Twitter a la autora, Brigitte Vasallo.

Brigitte, a su vez, también quería presentar esta, su primera novela autoeditada, en Mujeres&Compañía La librería, concebida como un espacio de encuentro, y especializada en narrativa escrita por mujeres, biografías, ensayo feminista, cuento infantil o sexista y cómics. Cupido había acertado.

Brigitte VasalloDe manera que estos días prenavideños, cual estrella de rock, Vasallo ha viajado desde Barcelona a Madrid para presentarla en una pequeña gira, el Madrid Burka Tour, que ha recibido el aplauso y el abrazo de los movimientos sociales, e incluso ha contado con sus propias groupies, que la han seguido presentación tras presentación. Fans (ellas y ellos) que el pasado 16 de diciembre ocuparon hasta el último centímetro cuadrado disponible de Mujeres&Compañía.

“Tu libro remueve”. “Es delirante”. “Como una bofetada”. Con estas lindezas arrancó el encuentro que Brigitte recompensó sobradamente con hilarantes lecturas de fragmentos, salpicadas de anécdotas y reflexiones sobre el acto de escribir este libro, que su autora identifica con “una reivindicación del derecho a ser un monstruo”. Vasallo gana en directo.

Pero ¿qué es Pornorburka? Se trata de una parodia que a través de cuatro personajes desternillantes −una feminista colada por un macho alfa, un buenrollista español que se hace pasar por argentino y una pareja formada por una estrella del pop gay y un artista enamorado de un frutero pakistaní− y un barrio: el Raval, ejemplo de la Barcelona posolímpica, donde se desplaza a los vecinos de toda la vida y sus miserias para dar paso a los modernos con más pasta en el bolsillo.

“Desventuras del Raval y otras f( r )icciones contemporáneas” reza el atinado subtítulo de una obra que descuartiza temas como las identidades falseadas, las ciudades especuladas y los burkas en el ojo ajeno. Recordemos, Pornoburka es autoeditado. Lo cual significa que Brigitte lo escribió sin saber si vería la luz, y por lo tanto disfrutando mucho y censurándose poco.

“Escritora a trompicones, periodista a ratos, mediadora intercultural a la primera de cambio, feminista sin duda alguna y activista de las relaciones sexo-afectivas alternativas de siempre”, así se define ella en su blog. Y desde ese autorretrato es más fácil comprender sus razones para escribir Pornoburka. Brigitte se sitúa en las fronteras, declarada admiradora de quienes se las saltan. Se preocupa por la reproducción de determinadas lógicas, el patriarcalismo sin ir más lejos, en determinados espacios de lucha social. Se pregunta por qué se está luchando, si dinamitar el pastel o por quedarse con parte de él.

Dinamita, decíamos. Porque esta novela va directa al corazón de activistas que, acostumbrados a textos sesudos, aprecian la invitación a la reflexión sin renunciar a la carcajada. Pero también a otros públicos, que tal vez se queden en un principio solo en la diversión, sin percibir lecturas políticas. Pero a quienes Brigitte imagina con Pornoburka en sus estanterías, como una bomba de relojería latente, esperando el día en que las ideas que contiene les exploten en la cabeza.

 

Por Fulanita&Menganita

Share

El País: Burkas en el ojo ajeno

Written by Brigitte Vasallo. Posted in El País

Artículo publicado en el blog EROS de El País

Herculine Barbin, también conocida con el nombre masculino de Abel, fue una persona intersexual nacida en el siglo XIX y descrita por Michel Foucault como “el hombre-mujer, el masculino-femenino de eternidad imposible, aquello que discurre, por la noche, en los sueños, en los deseos y los temores de cada uno”. En el prólogo a las memorias de Barbin, Foucault afirma: “Es en el terreno del sexo donde hay que buscar las verdades más secretas y profundas del individuo; que es allí donde se descubre mejor lo que somos y lo que nos determina. (…) En el fondo del sexo, la verdad”.

‘Cuerpos elegidos/2012′. Ilustración de Noelia Muriana.

PornoBurka, impregnada por la idea de buscar algún atisbo de verdad en el fondo del sexo contemporáneo, tan perfectamente envasado y etiquetado, es una novela sobre identidades, ficciones, mentiras y burkas en el ojo ajeno. Sobre barrios especulados, ciudades turísticas y consumismo gay. Sobre construcciones de alteridad, prejuicios y sobre el peso insoportable de las identidades únicas. Y, por supuesto, sobre sexo.

Los y las protagonistas tienen problemas con el sexo y problemas sexuales. Conflictos severos de identidad personal y nacional, desacuerdos entre sus múltiples pertenencias. Fricciones surgidas de las etiquetas que ellos mismos se han impuesto y que no definen lo que son, sino aquello que quisieran ser: una aspirante a pornoterrorista enamorada de su macho alfa; un español de provincias transmutado en argentino para ligar más y mejor; una estrella del gayxample que se descubre, horrorizado, bisexual y un artista xenófobo y contemporáneo enamorado bobamente de un frutero pakistaní.

Personajes que mienten, y se mienten, habitando un barrio que miente, y se miente. El Raval barcelonés, antiguo Barrio Chino -duro, miserable, pero sincero- transmutado en escenario de cartón-piedra de una bohemia que se quiere canalla solo a tiempo parcial.

PornoBurka“Las criaturas de la modernidad se escandalizan de la decadencia, pero disfrutan de ella: les da ese aire tan guay codearse con la chusma las noches del sábado, comprarle una cerveza al paki, echarse una charla con un puta sin papeles. Y así, el Raval se ha convertido en un lugar de buenrollismo y tolerancia… como si la mierda en estado puro se pudiese tolerar. Un barrio, en fin, inofensivo. Porque en la noche del Raval contemporáneo se puede perder la cartera, la paciencia o la virginidad. ¿Pero, el alma? Hay que tener un alma muy cutre para perderla en este Raval.”

Acompañado por este clima de hundimiento donde nada es lo que promete ser, en el barrio aparece un burka. Una mujer bajo un burka sería más correcto decir, pero la mujer importa poco. Lo que importa es el burka. Y todos los personajes se olvidan de sus propias mentiras y se lanzan a salvarlo. A desvelarlo. Y lo harán de la misma manera que intentan salvarse a sí mismos: follándoselo.

¿Puede estar la verdad en el fondo del sexo cuando la sexualidad, como la vida, está plagada de mentiras?

“El exotismo a la inversa del barrio”, escribe Juan Goytisolo en el prólogo de PornoBurka: “sus distintos discursos identitarios –nacionales, religiosos, gays, de discípulos/as de Beatriz Preciado– permiten a la autora la composición de escenas tan divertidas como la de la minuciosa felación del plátano por Lahore en su tienda de frutas o la del Exámen de Integración Lingüística del muchacho por un equipo de TV3, acompañado de Guardias Civiles y Mossos d’Esquadra, en el que el desdichado es forzado a pronunciar el nombre de Lluís Llach y no alcanza sino a balbucear Yuis Yac, que me llenó de regocijo. La idea de una marcha hacia el Macba, organizada por ©Jordee y Pack, con su grupo musical, congregará allí a todos los personajes y grupos dispersos en una manifestación-contramanifestación en la que gays, lesbianas, transexuales, moros y pakis corearán sus contradictorias consignas. Una orgía de palabras con entonaciones distintas a falta de aquella en la que sueñan Lo, Pack y otros protagonistas de la incentiva y refrescante novela de Brigitte Vasallo”.

(*) Periodista, escritora, mediadora intercultural, activista de las relaciones sexo-afectivas alternativas y feminista, no necesariamente en este orden. Autora de Pornoburka, el libro que se presenta el próximo 16 de noviembre en el Macba de Barcelona.

Share

La música árabe… ¿existe?

Conferencia en Casa Árabe

Sons de l’islam: la mesquita