El #Holocausto aquí y ahora

Written by Brigitte Vasallo. Posted in El Holocausto aquí y ahora, El Holocausto aquí y ahora

28 enero 2013
Holocausto

(c) www.albertobaquero.es

En el Día Internacional de las Víctimas del Holocausto no se me ocurre otra cosa que abrir el libro del gran Primo Levy, Si esto es un hombre, y releer algunos de los párrafos subrayados en las sucesivas, emocionadas lecturas de este libro tan necesario.

Primo Levy, recordemos, superviviente de Auschwitz, escribió una trilogía absolutamente magistral sobre el mal, sobre el dolor, sobre la vida, sobre el ser humano. Y es terrible leerla y releerla, porque Levy no habla de Auschwitz, sino de Auschwitz como metáfora de lo que somos. De todos y todas nosotras.

“En la historia y en la vida, parece a veces discernirse una ley feroz que reza: “A quien tiene, le será dado; a quien no tiene, le será quitado“. En el Lager, donde el hombre está solo y la lucha por la vida se reduce a su mecanismo primordial, esta ley inicua está abiertamente en vigor, es reconocida por todos. Con los adaptados, con los individuos fuertes y astutos, los mismos jefes mantienen con gusto relaciones, a veces casi de camaradas, porque tal vez esperan obtener más tarde alguna utilidad. Pero a los hombres que se desmoronan, no vale la pena dirigirles la palabra, porque ya se sabe que se lamentarán y contarán lo que comían en su casa. Vale menos aún la pena hacerse amigo suyo, porque no tienen en el campo amistades ilustres, no comen nunca raciones extra, no trabajan en Kommandos ventajosos y no conocen ningún modo secreto de organizarse. Y, finalmente, se sabe que están aquí de paso y que dentro de unas semanas no quedará de ellos más que un puñado de cenizas en cualquier campo no lejano y, en un registro, un número de matrícula vencido. Aunque englobados y arrastrados sin descanso por la muchedumbre innnumerable de sus semejantes, sufren y se arrastran en una opaca soledad íntima, y en soledad mueren y desaparecen, sin dejar rastros en la memoria de nadie”.

No es Auschwitz: esto es nuestro mundo. Este lugar salvaje y difícilmente habitable que escupe a aquellos que no tienen carisma, belleza reglada, dinero, glamour. Un mundo donde no caben los cojos y las tuertas, los viejos ni las gordas, los tímidos, las aburridas, los solitarios, las patosas. Donde se admira a los corruptos engominados y se desprecia a las familias desahuciadas. Un mundo de ganadores y perdedores, como si la vida fuese un parchís.

Primo Levy sobrevivió a Auschwitz pero nunca logró liberarse del campo, de su espectro. La Segunda Guerra Mundial concluyó, pero seguimos sufriendo sus consecuencias. El campo como metáfora del mundo: no hay escapatoria para este parchís mientras sigamos consintiendo en jugarlo. No hay manera de ganar la partida. La única forma es coger el tablero de una vez, y negarnos a jugarlo.

Share

La mezquita de París salvó vidas judías

Written by Brigitte Vasallo. Posted in Argelia, Islam, Islam y judaísmo, Lugares, Músicas, Norte de África

17 julio 2012

Hoy se cumplen 70 años de la rafle du Vel’ d’Hiv  durante la cual 13.152 franceses y francesas judías fueron arrestadas por la policía francesa y llevadas de camino a los campos de exterminio nazis.
Durante esa etapa de la historia francesa, espinosa etapa, sucedió un hecho que ahora recoge la película Les Hommes Libres, de Ismael Ferroukhi: la mezquita de París, a través de su director Si Kaddour Ben Ghabrit, procuró papeles falsos y protección a numerosas personas judías, salvándolas de la deportación. Conciendo un poco la tradición musulmana y la sociedad que existía en aquel momento en el norte de África el hecho no es excesivamente sorprendente: valiente, claro, pero lógico. La propaganda nació después, esa propaganda que nos contamina y nos hace creer que el islam y el judaísmo son mundos irreconciliables, enemigos acérrimos … y no parte de una misma revelación, culturas de raíz común que se han alimentado mutuamente durante siglos. Los judíos que salvó la mezquita de París era judíos árabes y amazigh, argelinos y marroquíes como cualquier otra persona, migrantes. La mezquita protegió a su propia gente, y lo hizo asumiendo un alto riesgo. Recordar ese vínculo es importante en estos tiempos de polarización, cuando se nos martillea insistiendo que el conflicto en Israel y Palestina es un conflicto religioso, étnico, cultural, casi tribal en ocasiones, en lugar de reconocer que es un conflicto político con Europa en su centro mismo.

Si os gusta la música, uno de los ejes conductores de la película es la historia del magnífico Salim Halali, músico argelino que vivió en primera persona esta historia. Una pena, eso sí, que al bellísimo Mahmoud Shalaby le quede un poco grande el personaje, y que no se hayan utilizado grabaciones originales del incomparable Halali.

Share

#Eurovisión y Alim Qasimov: el concurso como metáfora del mundo

Written by Brigitte Vasallo. Posted in Asia Central, General, Lugares, Músicas, Un poco de todo

28 mayo 2012

alim qasimovLlega Eurovisión y con ella mi semana de vapuleos. “¿Cómo puede ser? -me preguntan incansablemente los que me conocen a medias- que alguien como yo vea algo como eso?” Podríamos dedicar horas a descifrar ese  como yo, pero no vale la pena. Tampoco lo vale tratar de entender por qué entre la intelectualidad mediana está peor visto ver Eurovisión que ver partidos de fútbol los domingos por la tarde. Lo importante es que ha llegado Eurovisión, la he visto, y la cosa da para algunos posts. El primero de ellos, sobre los coros.

Azerbaijan, anfitriona, ha presentado a concurso a una muñeca hinchable que durante las votaciones no podía sonreír ni cuando recibía 12 points. Es lo que tiene el bótox, y será el tema del segundo post. De momento nos quedamos con la canción, que lleva el alegórico título de “When de music dies”, (“Cuando muere la música). Y da para pensar, pues en los coros, apenas audibles, descubrimos al inconmensurable Alim Qasimov. En la final, televisiva, apenas insinuado en una penumbra que nos dejó ciegas de forzar la vista para reconocerlo. En el video oficial, ni eso. No aparece.

Alim Qasimov es uno de los grandes nombres de la música. ¿De la “world music”? No. De la música. Universal y atemporal. Nacido en el ámbito rural a pocos kilómetros de Baku en una familia sin relación ni intención musical alguna, Qasimov entiende la música como una forma de existencia. Como él mismo explica, “yo no tenía ningún otro talento (que la música), no podía verme haciendo ninguna otra cosa. Me enfrentaba a una dura realidad: ser cantante, o no… ser”. [1]  Su obra se ha centrado en la recuperación del mugam, la apasionada música tradicional urbana prohibida durante la época soviética, desarrollada no sólo de Azerbaijan, sino de buena parte de Asia Centralemparentada (de cerca) con las tradiciones persas (iraníes) y atravesada conceptualmente de sufismo

¿Por qué un genio de este calibre, endiosado dentro y fuera de Azerbaijan, se quedó en una sombra al fondo del escenario, detrás de una barbie de supermercado, hortera hasta lo indecible y absolutamente prescindible? Pues porque el mundo es así, y Eurovisión es solo su metáfora.

Por lo demás, en el infame tema de la cantante neumática suena un ¿balaban? que no dudo esté tocado por alguien fascinante cuyo nombre no logro encontrar. Con seguridad  el locutor español de la ceremonia tenía esa información y otras muchas de interés, pero no las consideró necesarias. Fiel a la caspa que aún perdura en España, Íñigo ni se enteró de Qasimov, ni de balabanes ni de nada parecido. Sólo supo ver, y comentar, el largo de las faldas de eso que él llama “señoritas” y que hace décadas ya que en España llamamos bailarinas.

 

Share

Poesía de los talibanes

Written by Brigitte Vasallo. Posted in Asia Central, Lugares

7 mayo 2012

portada poesia de los talibanesEl incansable blog Arabic Literature (in English) hace una excepción en sus contenidos y destaca hoy la publicación inminente de un libro no árabe sino pastún: Poetry of the Taliban. Sí: Poesía de los Talibanes.

En el Reino Unido, de donde parte esta iniciativa, se ha abierto un debate encendido que cuestiona la publicación. Por razones literarias, diréis. No. Por razones éticas. Richard Kemp, antiguo comandante de las tropas británicas en Helmand (Afganistán) ha puesto el grito en el cielo calificando el libro de propaganda del enemigo. Literalmente.

Por lo que leo, el comandante parece preocupado de que “su” gente descubra que los talibanes tienen sentimientos.Por la posible empatía del público británico con el enemigo. ¡Empatía! Para un comandante sin duda es un problema, pues le va el sueldo en ello. Es difícil liarte a bombazos con alguien con quien empatizas. Puedes no estar de acuerdo, pero tengo la sensación de que la empatía, el sentir en tu estómago lo que el otro siente, abre mecanismos que discurren por otras vías. Vías que, sin duda, no necesitan de comandantes ni de fuerzas armadas.

Yo no puedo menos que admirar al señor Kemp y su fe en el poder transformador de la poesía. Podríamos intentarlo. Iniciar una campaña de envío de poesía de los unos (o las unas) a los otros (o las otras). A ver qué pasa. Yo me pido a Albiol, el alcalde xenófobo de Badalona. De aquí. Le mandaría un libro de Ibn Arabi, un poeta de allí. Un moro. Aunque, ¡caramba! un moro nacido en Murcia. ¿Nuestra Murcia? No…, la otra, la de cuando Murcia era otra cosa… ¿Un moro de aquí, pero de allí? Solo con esta idea ya tendría entretenimiento el alcalde durante los años que le dure la alcaldía…

Pero volvamos a Afganistán, porque la periodista Monica Bernabé, residente (¡residente!) en aquel país publica hoy en El Mundo un artículo sobre la grafitera Shamsia Hassani. No se puede leer en internet y, de momento, Bernabé no tiene un blog donde seguirla (todo llegará). Nos queda comprar El Mundo, cuya plantilla, recordemos, se enfrenta a un ERE (podéis seguirlo en #elfindeElMundo).

 

 

Arabic Literature (in english): http://arablit.wordpress.com  (@arablit)

Poerty of the Taliban: www.poetryofthetaliban.com

Mònica Bernabé: www.facebook.com/monica.bernabefernandez

The Guardian: www.guardian.co.uk/books/2012/may/04/taliban-poetry-book-denounced-british

The Independent: www.independent.co.uk/arts-entertainment/books/news/poetry-of-the-taliban-released-by-british-publishers-7718319.html 

Share

Más barracas y más modernidad

Written by Brigitte Vasallo. Posted in Europa, General, Lugares

17 abril 2012
placa conmemorativa playa del somorrostro

(c) http://bitacoraderutas.blogspot.com.es

“El distrito 22@Barcelona, a través del espacio para profesionales impulsa la creación de nuevas redes de relación formal e informal que fomentan la creación de proyectos de cooperación empresarial locales e internacionales, mejoran la cohesión social y empresarial y aumentan la calidad de vida y de trabajo en el distrito 22@Barcelona”.

Así es como publicita la web del Ayuntamiento de Barcelona su idílico distrito tecnológico del Poblenou. He ido a buscar la definición a raíz de la muerte de cuatro personas, quemadas dentro de su barraca en el corazón del magnífico lugar. ¡Vaya si han logrado los urbanistas mejorar las relaciones informales y la cohesión social! Lástima que a estos barraquistas ya no les quede voz para contarlo…

Siguiendo el hilo de la noticia, la ignita familia llevaba viviendo en aquel solar apenas… una década. Diez años. Desde ayer, como quién dice. Haciendo una cuenta rápida, desde el año 2001. El Maragall alcalde proclamó en el año 1992 el fin del barraquismo (horizontal) en Barcelona así que, sin necesidad de mayores investigaciones, ya vemos cuánto nos duró la fiesta.

Precisamente hace unos días publicábamos una entrada sobre el barraquismo de los años 50 en Barcelona, aquel que los Juegos Olímpicos “lograron” erradicar. El Ayuntamiento (presionado) acaba de señalizar las antiguas zonas de barracas que tranquilamente había tratado de borrar de la memoria colectiva. Vale. Tenemos playa del Somorrostro. Bienvenida sea. Pero la placa no responde a la pregunta de qué sucede en esta ciudad (mundo) caníbal con las condiciones de subsistencia. Por qué el espacio que alimentamos con nuestras vidas no es capaz de procurarnos un lugar digno (seguro e ignífugo) en el que, precisamente, vivir.

En qué momento aceptamos la idea de que el techo hay que merecerlo, lucharlo con no se qué sudores, ni sé qué lágrimas. De que se puede tener o (ups!) no tener. De que una ciudad (que somos todos y todas) puede abandonar totalmente a una parte de sus habitantes y seguir adelante tan tranquila, tan contenta, como si nada…

 

(Si os quedáis con ganas de más, aquí os dejo un artículo del antropólogo Manuel Delgado sobre el “actual barraquismo secreto en Barcelona, una ciudad en la que la pobreza y la fealdad parecen haber sido declaradas ilegales”. http://elpais.com/diario/2003/03/22/catalunya/1048298841_850215.html )

Share