El #Holocausto aquí y ahora

Written by Brigitte Vasallo. Posted in El Holocausto aquí y ahora, El Holocausto aquí y ahora

Holocausto

(c) www.albertobaquero.es

En el Día Internacional de las Víctimas del Holocausto no se me ocurre otra cosa que abrir el libro del gran Primo Levy, Si esto es un hombre, y releer algunos de los párrafos subrayados en las sucesivas, emocionadas lecturas de este libro tan necesario.

Primo Levy, recordemos, superviviente de Auschwitz, escribió una trilogía absolutamente magistral sobre el mal, sobre el dolor, sobre la vida, sobre el ser humano. Y es terrible leerla y releerla, porque Levy no habla de Auschwitz, sino de Auschwitz como metáfora de lo que somos. De todos y todas nosotras.

“En la historia y en la vida, parece a veces discernirse una ley feroz que reza: “A quien tiene, le será dado; a quien no tiene, le será quitado“. En el Lager, donde el hombre está solo y la lucha por la vida se reduce a su mecanismo primordial, esta ley inicua está abiertamente en vigor, es reconocida por todos. Con los adaptados, con los individuos fuertes y astutos, los mismos jefes mantienen con gusto relaciones, a veces casi de camaradas, porque tal vez esperan obtener más tarde alguna utilidad. Pero a los hombres que se desmoronan, no vale la pena dirigirles la palabra, porque ya se sabe que se lamentarán y contarán lo que comían en su casa. Vale menos aún la pena hacerse amigo suyo, porque no tienen en el campo amistades ilustres, no comen nunca raciones extra, no trabajan en Kommandos ventajosos y no conocen ningún modo secreto de organizarse. Y, finalmente, se sabe que están aquí de paso y que dentro de unas semanas no quedará de ellos más que un puñado de cenizas en cualquier campo no lejano y, en un registro, un número de matrícula vencido. Aunque englobados y arrastrados sin descanso por la muchedumbre innnumerable de sus semejantes, sufren y se arrastran en una opaca soledad íntima, y en soledad mueren y desaparecen, sin dejar rastros en la memoria de nadie”.

No es Auschwitz: esto es nuestro mundo. Este lugar salvaje y difícilmente habitable que escupe a aquellos que no tienen carisma, belleza reglada, dinero, glamour. Un mundo donde no caben los cojos y las tuertas, los viejos ni las gordas, los tímidos, las aburridas, los solitarios, las patosas. Donde se admira a los corruptos engominados y se desprecia a las familias desahuciadas. Un mundo de ganadores y perdedores, como si la vida fuese un parchís.

Primo Levy sobrevivió a Auschwitz pero nunca logró liberarse del campo, de su espectro. La Segunda Guerra Mundial concluyó, pero seguimos sufriendo sus consecuencias. El campo como metáfora del mundo: no hay escapatoria para este parchís mientras sigamos consintiendo en jugarlo. No hay manera de ganar la partida. La única forma es coger el tablero de una vez, y negarnos a jugarlo.

Share

Judaísmo no es solo sionismo, pero Israel sí lo es

Written by Brigitte Vasallo. Posted in Lugares, Oriente Medio, Sionismo

judio no sionistaAyer domingo 18 de noviembre, en pleno ataque de Israel contra Gaza, colgué un montón de cosas interesantes en mi Facebook. Bien conectada con Palestina pasé el día enganchada a la pantalla leyendo horrorizada las noticias que nos llegaban de Gaza y reenviándolas, traducidas en muchos casos. El post que tuvo mayor éxito, con diferencia, fue esta misma foto: soy judío pero no soy sionista. Cada vez que hablamos de Israel aclaramos que no nos referimos a todxs lxs judíos del mundo, sino solo a “los malos”. Está bien, pero me sorprende que no se haga con casi ningún otro grupo humano. Hablamos de los americanos (¡americanos!) con una tranquilidad pasmosa retratándolos a todos y a todas como si fuesen clones de Bush (ese borracho cocainómano, que decía Pepe Rubianes). Hablamos de las mujeres incluso en singular sin inmutarnos: la mujer es bella por naturaleza (!!!). Hablamos de los hombres también sin apenas pestañear: todos los hombres son iguales (???). Pero en cuanto tocamos el judaísmo, necesitamos aclarar inmediatamente que distinguimos entre judaísmo y sionismo, entre cultura y política, entre la identidad y su uso.

Repito que me parece bien: ojalá fuésemos tan puntillosos en todos los términos que utilizamos. Pero me sorprende e intuyo que detrás de esa exactitud hay un sentimiento de culpa hacia la comunidad judía. Si es así, me parece justo. El Holocausto fue europeo (el silencio ante el Holocausto, también) el sionismo es producto del pensamiento europeo y la creación de Israel es una jugada Europea. Con motivos geoestratégicos, sí, pero también sociales: por fin el viejo continente se libró de los y las judías. Por fin logramos meterlos bajo la alfombra. Los y las palestinas están pagando por las miserias de Europa.

Hasta aquí, todo va bien. Ahora traigo las malas noticias: el judaísmo y el sionismo son dos cosas distintas. Sí. Incluso todxs lxs israelíes no son iguales, y no todos son sionistas. También. De tanto repetirlo llega un momento que parece que aquí nadie es culpable de nada, todo el mundo quiere la paz pero, inexplicablemente, la paz no llega.

israel y gazaOs dejo la explicación: el 84% de lxs judíos de Israel apoyan el ataque contra Gaza.

Es fantástico que haya disidencias (ese 12%), pero esas disidencias no hacen un país. Por mal que nos sepa no poder reconfortarnos en esa imagen tan fantástica de un Israel superviviente, renacido de entre las cenizas del horror, que no se cansan de intentarnos vender y que no nos cansamos de intentar comprar, a pesar de todas las evidencias.

 

 

http://www.haaretz.com/news/diplomacy-defense/haaretz-poll-more-than-90-percent-of-israeli-jews-support-gaza-war.premium-1.478903

 

Share

Los y las muertas en Gaza tienen nombre

Written by Brigitte Vasallo. Posted in La muerte en Gaza tiene nombre, Lugares, Oriente Medio

gazaNo llego a comprender de qué manera se intenta alcanzar la paz quitándole a las personas las razones para quererla.

No sé ni cómo escribir sobre Gaza. Sé que es domingo por la tarde y  que Barcelona llueve agua. Sé que mi hijo está tranquilamente viviendo sus 4 años de edad y su mayor miedo es un personajillo que asoma en los dibujos del Pato Donald. Y oigo al Pato y oigo al niño mientras recorro las imágenes y las noticias que nos van llegando desde Gaza.

Hay tres tipos de discurso sobre este tema que me agotan.

El primero, el mediador: “los dos lados han sufrido“. Es cierto, y yo acostumbro a situarme ahí también. Los dos lados han sufrido y es necesario entender qué sucede en ambos lados. Pero cuando un hombre mata a su esposa por servirle una cena fría no decimos que ambos son culpables. Cuando se bombardea a una población civil que no tiene escapatoria alguna con la excusa de unos cohetes de juguete lanzados contra un país armado hasta los dientes,  estamos justificando lo injustificable. Como dice Chris Hedges en el video que os dejo a continuación, la principal lección del Holocauso es que cuando alguien usa su poder para cometer un genocidio y no haces nada para evitarlo, eres cómplice.

El segundo discurso que me agota es el sesudo: toda la parafernalia de la intelectualidad al servicio de la nada. Necesitamos análisis, cierto, pero los análisis deben servir para entender, no para neutralizar. Para sentir.

Para la empatía no hace falta hacer un máster, solo hay que ejercitarla.  Pensad en la persona más importante de vuestra vida. Imaginadla asesinada. Ya está: ya tenéis el sentimiento de base. ¿Es más sencillo trabajar por la paz antes o después de ese sentimiento? El futuro hay que construirlo y, para construirlo, hace falta desearlo. A media tarde de hoy una bomba israelí ha matado once miembros de la familia Dalou, entre ellos much@s niñ@s que deberían estar preocupados, como mi hijo, solo por las aventuras del Pato Donald.

El tercer discurso que me agota es el ególatra. Estamos hart@s de gritar esas consignas míticas sobre “la lucha del pueblo palestino”, frases que de tanto usarlas se han vaciado totalmente de sentido. Pero apenas hacemos la reflexión, tal vez porque nos gusta tanto decirlas, nos devuelve una imagen tan heróica de nosotras mismas que no renunciamos a seguir diciendo siempre lo mismo. Después de tantos años y de tantas movilizaciones somos siempre las mismas caras en los mismos lugares. No estamos sabiendo explicar, no estamos sabiendo movilizar. Hay una autocrítica pendiente, mal que nos pese. Veremos si somos capaces de hacerla.

En medio de esta tarde de asco, mi amiga Mireia Gallardo, residente en Palestina, me ha dicho: lo único que podemos hacer es difundir. Por ella, por Gaza, por mi hijo y su Pato Donald, or un futuro amargo que se nos viene encima y que se está decidiendo en Gaza, os dejo una lista de personas que han sido asesinadas hoy. Hasta ahora.

Leedla, porque al pronunciar los nombres se hacen reales. Lo son. Lo fueron, al menos, hasta hace unas horas, cuando este mundo monstruoso se interpuso en su camino.

1- Ahmad Al-Ja’bary, 52 años.
2-Mohammed Al-hams, 28 años.
3- Rinan Arafat, 7 años.
4- Omar Al-Mashharawi, 11 meses de edad.
5-Essam Abu-Alma’za, 20 años.
6-Mohammed Al-qaseer, 20 años.

7- Heba Al-Mashharawi, embarazada de 6 meses, 19 años.
8- Mahmoud Abu Sawawin, 65 años.
9- Habis Hassan Mismih, 29 años.
10- Wael Haidar Al-Ghalban, 31 años.
11- Hehsam Mohammed Al-Ghalban, 31 años.
12- Rani Hammad, 29 años.
13- Khaled Abi Nasser, 27 año.
14- Marwan Abu Al-Qumsan, 52 años.
15- Walid Al-Abalda, 2 años.
16- Hanin Tafesh, 10 meses de edad.
17- Oday Jammal Nasser, 16 años.
18- Fares Al-Basyouni, 11 años.
19- Mohammed Sa’d Allah, 4 años.
20- Ayman Abu Warda, 22 años.
21- Tahrir Suliman, 20 años.
22- Ismael Qandil, 24 años.
23- younis Kamal Tafesh, 55 años.
24- Mohammed Talal Suliman, 28 años.
25- Amjad Mohammed Abu-Jalal, 32 años.
26- Ziyad Farhan Abu-Jalal, 23 años.
27- Ayman Mohammed Abu Jalal, 44 años.
28- Hassan Salem Al-Heemla’, 27 años.
29- Khaled Khalil Al-Shaer, 24 años.
30- Ayman Rafeeq sleem, 26 años.
31- Ahmad Abu Musamih, 32 años.
32- Osama Abdejjawad
33- Ashraf Darwish
34- Ali Al-Mana’ma
35- Mukhlis Edwan
36- Mohammed Al-Loulhy, 24 años.
37- Ahmad Al-Atrush
38- Abderrahman Al-Masri
39- Awad Al-Nahhal
40- Ali Hassan Iseed, 25 años,
41- Mohammed Sabry Al’weedat, 25 años.
42- Osama Yousif Al-Qadi, 26 años.
43- Ahmad Ben Saeed, 42 años.
44- Hani Bre’m, 31 años.
45- Samaher Qdeih, 28 años.
46- Tamer Al-Hamry, 26 años
47- Gumana Salamah Abu Sufyan, 1 año.
48- Tamer Salamah Abu Sufyan, 3 años.
49- Muhamed Abu Nuqira
50- Eyad Abu Khusa, 18 meses de edad.
51- Tasneem Zuheir Al-Nahhal, 13 años.
52- Ahmad Essam Al-Nahhal, 25 años.
53- Nawal Abdelaal, 52 años.
54- Sulifa Al-Dalou, 50 años.
55- Samah Al-Dalou, 25 años.
56- Tahani Al-Dalou, 46 años.
57- Abdallah Al-Mzannar

Share

Ramadán en el Tánger multicultural

Written by Brigitte Vasallo. Posted in Islam, Lugares, Norte de África, Ramadan

tanger internacional

(c) Jesús García Hinchado

Aprovecho que entramos en el mes de Ramadán para explicaros una historia. A principios del mes de julio dí un curso de músicas en Casa Árabe de Madrid. La tercera sesión estaba dedicada a las minorías dentro del mundo árabe, con especial atención al judaísmo árabe. Tuvimos la suerte de contar entre la asistencia con dos personas, Mayte y Luis, nacidas en el norte de África durante la época del Protectorado español en Marruecos. Fue una ocasión única de escuchar una experiencia vivencial sobre la teoría que yo explico que, al fin, es solo eso: teoría. Tanto Mayte como Luis hicieron reflexiones muy interesante que iré recogiendo en los próximos cursos pero, aprovechando el inicio de Ramadán, os dejo con ésta, que me pareció absolutamente ilustrativa:

“Los niños católicos en Tánger odiábamos el Ramadán, porque nos quedábamos sin merienda. Como jugábamos todos juntos (los católicos, los judíos, los musulmanes, los hindús) al llegar el mes del ayuno las otras madres no daban de merendar a sus niños para no hacerles un feo a los niños musulmanes, que no podían merendar”.

Si os apetece saber más de aquella época, os dejo dos referencias: las asociaciones Tangerjabibi y La Medina así la referncia a la extraordinaria novela de Ángel Vázquez La vida perra de Juanita Narboni.

Share

La mezquita de París salvó vidas judías

Written by Brigitte Vasallo. Posted in Argelia, Islam, Islam y judaísmo, Lugares, Músicas, Norte de África

Hoy se cumplen 70 años de la rafle du Vel’ d’Hiv  durante la cual 13.152 franceses y francesas judías fueron arrestadas por la policía francesa y llevadas de camino a los campos de exterminio nazis.
Durante esa etapa de la historia francesa, espinosa etapa, sucedió un hecho que ahora recoge la película Les Hommes Libres, de Ismael Ferroukhi: la mezquita de París, a través de su director Si Kaddour Ben Ghabrit, procuró papeles falsos y protección a numerosas personas judías, salvándolas de la deportación. Conciendo un poco la tradición musulmana y la sociedad que existía en aquel momento en el norte de África el hecho no es excesivamente sorprendente: valiente, claro, pero lógico. La propaganda nació después, esa propaganda que nos contamina y nos hace creer que el islam y el judaísmo son mundos irreconciliables, enemigos acérrimos … y no parte de una misma revelación, culturas de raíz común que se han alimentado mutuamente durante siglos. Los judíos que salvó la mezquita de París era judíos árabes y amazigh, argelinos y marroquíes como cualquier otra persona, migrantes. La mezquita protegió a su propia gente, y lo hizo asumiendo un alto riesgo. Recordar ese vínculo es importante en estos tiempos de polarización, cuando se nos martillea insistiendo que el conflicto en Israel y Palestina es un conflicto religioso, étnico, cultural, casi tribal en ocasiones, en lugar de reconocer que es un conflicto político con Europa en su centro mismo.

Si os gusta la música, uno de los ejes conductores de la película es la historia del magnífico Salim Halali, músico argelino que vivió en primera persona esta historia. Una pena, eso sí, que al bellísimo Mahmoud Shalaby le quede un poco grande el personaje, y que no se hayan utilizado grabaciones originales del incomparable Halali.

Share